b l og
650 338 428
TRATAMIENTO NATURISTA DE LOS RESFRIADOS: Ante todo permitir que su organismo actúe frente a la infección viral y la supere. Reposo, hidratación con líquidos tibios o calientes. Protegerse de cambios bruscos de temperatura o ambiente con exceso de polvo o polen.  Abrigarse lo necesario, mantener las habitaciones sin exceder la temperatura (19 a 21º aprox.), conservar la humedad relativa  del ambiente en 50% aproximado, sobre todo cuando se usa calefacción. Ayudar a bajar la fiebre: La temperatura corporal normal 36,5 – 37º, aunque hay personas con temperatura basal habitual menor y se deberá tener en cuenta para comparar cuando cambie. En la fiebre la temperatura es igual o mayor a 38º, en la febrícula la temperatura será entre 37.1 a 37,9º. El baño de agua templada o compresas ayudan a disminuir la temperatura,  pero evite el enfriamiento excesivo y prolongado. La tos, es un mecanismo de defensa y limpieza del sistema respiratorio. Hay diferentes tipos de tos, deberá ser evaluada por un profesional para determinar si se debe aliviar con algún tratamiento natural. La secreción (moco) nasal es habitualmente transparente y acuoso, su objetivo es limpiar de virus y células muertas el aparato respiratorio. Si persiste y se torna amarillo o verde más de 7-10 días y persisten los demás síntomas es conveniente que sea visitado. Utilice el suero fisiológico para limpiar y desobstruir las fosas nasales, esto facilitará la respiración. Uso de plantas: Diaforéticas ("hacen sudar"): La agencia europea del medicamento (EMA) valida algunas de las indicaciones dadas por el uso tradicional de algunas plantas que ayudan a sudar y así bajar un poco la temperatura corporal si hay febrícula: Flores secas de saúco (Sambucus nigra) para adultos y > de 12 años. Flor de tilo (Tila: Tilia platyphylos, T. cordata, T sylvestris, T vulgaris): además de diaforética, para calmar la tos, entre otros usos. (Niños mayores de 4 años y adultos). Antiinflamatorias:  Frutas como la papaya (carica papaya) y la piña (ananas comosus). Capítulos florales de manzanilla común (Chamomilla recutita) infusión para gargarismos. Rizoma desprovisto de raíces de la Tormentilla, Consolda roja (Tomentilla erecta) para gargarismos. Especias: Canela (Cinnamomun zeylanicum), clavo (Syzygium aromaticum), pimienta (Piper nigrum), Jengibre fresco (zingiber officinale). Algunas hacen parte de la medicina ayurvédica y la medicina china para equilibrar o calentar cuando hay enfermedades causadas por “frío”. Tomillo (thymus vulgaris). Tienen además actividad antiviral. Este artículo es solo informativo y resumido, se han omitido plantas de mayor cuidado de uso como la Regaliz y otras. No se ha expuesto el tema de las sobre-infecciones y complicaciones respiratorias posteriores al resfriado aunque cabe decir que son poco frecuentes. Si la fiebre es muy alta o prolongada consulte para una evaluación médica directa. Si tiene enfermedades previas al resfriado, está en embarazo o para niños consulte antes de auto medicarse plantas.   Para la dosificación y administración adecuada de plantas o sus productos, consulte a personal formado en Fitoterapia como los Naturópatas o Fito terapeutas. Recuerde, las plantas también actúan como medicamentos.