b l og
Moxibustión y Acupuntura; tratamientos de la Medicina China. Cuando se escucha la palabra acupuntura se piensa en agujas Acus del latín: aguja.   Ura: actividad.   Punctus del verbo pungere: pinchar, punzar.  Pero… ¿qué es la moxa y cuál es su papel en los tratamientos de la Medicina China? Tanto el chino como el japonés utilizan el mismo carácter. En chino es àiróng que significa “terciopelo de ài” Habitualmente se llama moxa al “tabaco” chino fabricado con la hojas de Altamisa (Artemisia vulgaris L), finamente molidas, sometidas previamente a un proceso de secado. Los diferentes tipos moxa van desde texturas muy finas y suaves como un algodón de color mostaza claro, hasta la moxa más burda de tono oscuro con residuos de nervaduras o semillas. Se moldean en forma de conos, “grano de arroz” de diferentes tamaños, o se comprimen y envuelven con papel a manera de cilindro “tabaco”. La Artemisa, seca, envejecida se enciende fácil. Permite dar calor aproximando el “tabaco”  a los puntos del cuerpo que se requiera tratar. Se distinguen a groso modo 2 métodos de uso: Moxa indirecta: la que no toca la piel, solo se acerca al punto. También la que se usa interponiendo sal o una rodaja de jengibre u otros; entre la piel y los conos de moxa que una vez encendidos brindarán calor. Otra forma de aplicarla es insertarla en la aguja para que el calor penetre en su trayecto dentro de la piel. Moxa directa: mencionaré una de las variantes; el uso de pequeños granos de artemisa aplicados sobre la piel, una vez el paciente nota el calor de la moxa se procede a apagar rápidamente con el dedo del terapeuta. Hay muchos otros usos y tipos de moxas. En general la sensación es suave, agradable, relajante y el efecto benéfico para la salud es importante. En el libro antiguo Ling shuguan neng (500 – 300 a.n.e) cita “Si las agujas no están indicadas se puede tratar con moxibustión”. El profesional que realiza el tratamiento deberá decidir si procede usar la terapia combinada acupuntura + moxa o una sola de las dos técnicas de acuerdo al diagnóstico, características del paciente y al objetivo de salud a lograr. Algunas de las funciones de la moxibustión en los tratamientos son: activar la circulación de la sangre, “mover” la energía, prevenir o tratar enfermedades, regular la función de los órganos y del sistema inmunológico, facilitar la digestión, calmar el dolor. En la actualidad existen sucedáneos de la moxa original, tales como las “moxas sin humo” elaboradas con carbón prensado y otras más. No se aplicará moxa en zonas de piel infectada o caliente, ni en otros casos que el acupuntor ha de conocer.
650 338 428